Solicastudio.es no se encuentra disponible aquí. Por favor, visite nosotrosestudio.com en su lugar.

Todo lo que debes saber

El nombre que se escoge para una marca, así como el diseño de la misma y el empaque mediante el cual se venden sus productos, son de suma importancia para el posicionamiento efectivo de dicha marca. Estos tres factores determinan el tipo de público, la calidad y el espectro de alcance del producto.

Logotipo, marca y diseño

La campaña publicitaria de cualquier producto comienza con el concepto de la misma. ¿De qué trata dicha marca? ¿A quién va dirigida? ¿Cuál es el alcance que se desea tener? Las respuestas a estas preguntas determinarán la forma final del producto. El logotipo de la marca es la cara visible de la campaña. Este debe buscar ser familiar y fácilmente recordado por los consumidores. Estrechamente vinculado al logotipo se halla el diseño integral, el que se define por los colores, forma y fuentes que la marca tendrá. Todo esto en conjunto forma la imagen final de la campaña.

Estrategias de fidelización

Los conceptos antes mencionados se relacionan a la capacidad de fidelización que tiene todo producto. Los compradores sienten un vínculo cercano con aquellas marcas que son fácilmente identificables. Por esta razón, tanto las decisiones de diseño como las de concepto deben apuntar en este sentido. Y no olvidemos el empaque, que es una de las primeras cuestiones en las que se fijan los consumidores. Este debe ser potente, estar en relación con la función de la marca y el producto y generar un interés real.

Toda marca debe tener su distinción y empaque personales

Las decisiones de marca tienen un papel preponderante en el éxito de la misma. El nombre, el empaque y las cuestiones de diseño definen al producto.